sábado, 11 de noviembre de 2017

VETERANOS DE AYER







“PENSARLO DOS VECES”

Con el estrechamiento de relaciones entre Buenos Aires y Washington, podría haber posibilidades de una participación argentina en escenarios calientes como el existente en el Golfo de Adén ¿Cuáles pueden ser las consecuencias?


Por Javier B. Dal

Fue a comienzos del 2015 cuando Arabia Saudita lanzó una campaña militar contra el pequeño y pobre vecino Yemen, que se ubica en la estratégica península de Arábiga y más precisamente en el Golfo de Adén, sitio que durante décadas estuvo bajo el control de los colonialistas británicos, hoy se ve envuelta en una vorágine de muerte y destrucción en la que además de los sauditas y otros aliados regionales, participan extraoficialmente EEUU e Israel aportando sus armas y en algunos casos, elementos humanos especializados en inteligencia militar.

Pero pese a la desigualdad material que se evidencia entre las fuerzas armadas sauditas y las de Yemen, no ha habido los resultados que tanto Riad como Tel Aviv habían esperado. Los combatientes yemenitas han logrado uniformar su resistencia sin entorpecerse en el terreno, de ese modo las fuerzas regulares del ejército no obstaculizan a la resistencia de los grupos “Houtie” y en especial de “Ansarolá” y viceversa.

Cuando las fuerzas sauditas comenzaron a empantanarse, decidieron  realizar maniobras desesperadas, entre ellas, los bombardeos masivos sobre la propia capital Saná, utilizando entre otras bombas prohibidas por las convenciones de Ginebra, las de racimo y pequeños dispositivos nucleares tácticos que habrían sido aportados por Israel para intentar invertir la situación y a su vez sembrar el terror entre los combatientes, algo que no funciono. Por supuesto que ello causó una masacre colectiva sobre la población civil que a pesar de las influencias con las que cuenta Riad, especialmente proporcionadas en occidente por los intereses israelíes que controlan los medios corporativos de los medios concentrados, no han podido ser ocultadas a la opinión pública.

Tampoco dejemos de mencionar como tácticas desplegadas en el terreno, la aparición de grupos especiales como los Seals (Pensamiento Estratégico y Político. https://pensamientoestraegico.blogspot.com.ar/2017/03/veteranos-de-ayer-seals-en-yemen-cual.html ) y de empresas de seguridad privada estadounidenses (mercenarios) operando en conjunto, mientras al mismo tiempo y en forma bastante curiosa- se intento implantar una célula del “ISIS” que tras haber realizado varios videos promocionales tratando de recrear el enfrentamiento “sectario” como lo hicieron en Iraq y Siria, terminaron siendo aniquilados por la resistencia nacional yemenita.

Pero más allá del desgaste militar que ello ha conllevado a Riad y altísimo costo económico de esta aventura maquinada durante la administración de Barak Obama y seguramente apoyada desde los pasillos del edificio de las “cinco caras” en Washington, lo cierto es que las actuales circunstancias internas que sobrelleva el reino Wahabí, darían pronto lugar a un posible colapso en la continuación de estas operaciones.
Misil de Ansarolá

Igualmente y sin pausa, la resistencia yemenita no ha dado cuartel a los invasores y les ha demostrado con creces que no habrá plazas fáciles de tomar ni menos aún, intensiones de trenzarse en espurias negociaciones  a espalda de la población.  La muestra de ello ha sido que, a la resistencia que viene sosteniendo en el terreno contra el ejército saudita y sus aliados, la misma llego a las adyacencias del mar territorial yemenita haciéndoles pagar a los intrusos, un costoso precio en hombres y materiales. Con esto, los combatientes yemenitas han demostrado (pese a las carencias materiales) un hondo compromiso por defender a su país agudizando el ingenio a niveles que sus enemigos no esperaban ver.

Para lograr solucionar el problema del bloqueo económico y del tráfico de armamento para poder responder ante la sofisticada maquinaria militar (de origen occidental) saudita, los yemenitas han elaborado sus propios misiles balísticos tomando como base a viejos misiles soviéticos tanto para uso tierra-tierra y tierra-mar. De esta manera el misil “QAHER M-2” de fabricación nacional ha demostrado ser tan preciso como letal.
Incluso hemos visto como han logrado asestar duros golpes a la marina saudita y de Emiratos Árabes con un nuevo y novedoso misil también de fabricación propia, que mediante la adaptación del sistema “Kornet” soviético para destruir tanques, los yemenitas han logrado mantener a raya a las incursiones navales de los reinos vecinos.

El novedoso vector que se mantiene con celo cuáles son sus características técnicas, revela por sus propios méritos y por las evidencias en el terreno cuáles son sus capacidades reales en combate. Antes  que todo, hagamos una aclaración. Si bien hemos visto como mercenarios en los escenarios sirios han atacado a barcos de la Armada siria con misiles “TOW” estadounidenses, solo pudieron hacerlo cuando aquellos se hallaban anclados es decir inmóviles y causando daños sobre la cubierta de los buques.

Por el contrario, los misiles usados por la resistencia del Movimiento Popular “Ansarolá” y también por las fuerzas nacionales de Yemen, han golpeado a navíos en movimiento y en plena operatividad, lo que marca una gran diferencia con los casos mencionados sobre los misiles “TOW”. A la ingeniosa adaptación realizada sobre aquel misil soviético “Kornet” y una no revelada guía que lo lleva hasta el blanco, hay que mencionar la fácil movilidad del sistema que puede ser operado por dos hombres a pie desde un punto fijo en el terreno o montados en un pequeño vehículo de transporte lo que representa una gran ventaja táctica.
HVS-2 DESTRUIDO

A pesar que en algún momento se acuso a Rusia de proveer de algún moderno sistema de misil costero con éstas características, no se llegó a comprobar que ello fuera posible. Pero los precedentes que revelan la letalidad de la defensa que ejercen los yemenitas sobre sus aguas son varios. El 1 de octubre de 2016 un moderno buque HVS-2 de fabricación estadunidense es sorprendido por un misil lanzado por la resistencia “Houtie” cuando pasaba por las aguas frente al puerto de Mocca”, destruyéndolo por completo y dejándolo fuera de operaciones (HISPANTV. “HSV-2 emiratí hundido por Houties en Yemen”.  http://www.zona-militar.com/2016/10/02/hsv-2-emirati-hundido-por-houties-en-yemen/

Unos días después de aquel episodio, el buque de guerra saudita “As Sadiq” que se movía en proximidades del estrecho de Bab Al Mandeb recibió el golpe de otro misil lanzado por la milicia “Houtie” que además de no poder ser interceptado por el moderno equipamiento con que contaba la nave, causo daños y bajas a bordo (Pensamiento Estratégico y Político. “Una mala idea”. https://pensamientoestraegico.blogspot.com.ar/search?updated-max=2016-10-20T08:15:00-07:00&max-results=7 )

Lo que algunos militares consideraron como un golpe de suerte se repetiría una docena de veces más, causando bajas y graves daños en las flotas de los emiratos. Solo para citar el último de los incidentes entre la resistencia  y las armadas aliadas al reino saudita, veamos lo sucedido en agosto último cuando un barco patrullero clase P-141 se paseaba por frente a las aguas del puerto de Mocca en el Mar Rojo, fue hundido por un misil lanzado por el Movimiento Popular “Ansarolá” volviendo a sembrar la incertidumbre entre los militares de Riad y sus aliados.


Con éste panorama las armadas que operan en la zona se han visto alertadas a no adentrarse más que lo necesario ya que al parecer las contramedidas son inútiles. Tal vez todo esto sirva para advertir sobre las aparentes y continuas tratativas para que Argentina lleve alguna misión naval para operar en el Mar Rojo.