lunes, 17 de abril de 2017

EN LA MIRA



“LA TRAMPA DE TRUMP”

Cómo  Donald Trump se saco la careta y muestra sus cartas fuertes para imponer su geoestrategia internacional a costa de la paz global



Por Charles H. Slim

Los acontecimientos de los últimos días han superado todas las expectativas tanto de los estadounidenses como de la opinión pública mundial.  Donald Trump se ha sacado por completo la máscara y ha revelado sus verdaderas intensiones: Profundizar el intervencionismo a toda costa. Ello surge de los últimos acontecimientos a los que hemos sido testigos presenciales y también de los sorpresivos movimientos que se han dado dentro de la misma Casa Blanca que parecían cuando menos, inesperados.

Además de haber reconocido públicamente la necesidad de que la OTAN siga operando con todos los recursos que sean necesarios –desdiciéndose de sus anteriores declaraciones- (RED VOLTAIRE.org. “ Donald Trump reactiva la OTAN”. http://www.voltairenet.org/article195972.html ), no hay que olvidar que a comienzos de ésta año ordenó el ataque sobre Yemen y que no fue precisamente dirigido contra “Al Qaeda” sino, fue una acción para reforzar las operaciones que vienen desarrollando  Arabia Saudita y Tel Aviv contra la resistencia “Hutie”.

El 5 de abril, Trump sorprende a sus más cercanos, despidiendo a nada menos que a su asesor de estrategia Steve Bannon y al sionista recalcitrante Sebastián Gorka, siguiendo la suerte de Craig Deare despedido en febrero último del cargo de director del Consejo Nacional de Seguridad, lo que cayó como un balde de agua helada y puso en las cabezas de los demás asesores el interrogante de ¿Quién sigue en la lista?

El 4 de abril, un extraño episodio se reporta en la localidad de Khan Sheykhun, en Idlib bajo control del “Jabbat Al Nusra” donde  una ONG denuncia que “las fuerzas de Al Assad, han usado armas químicas contra la población”. Las acusaciones fueron publicadas por el grupo “Cascos Blancos” –Falange del MI-6- levantado por los medios angloestadounidenses y usado inmediatamente por Washington  para argumentar una represalia.

Según Trump, “estaba horrorizado por los niños muertos”; pero esa expresión no se condecía con la realidad ya que en Iraq, sus aviones y comandos eran protagonistas de incontables masacres contra la población civil de Mosul, realidad que era continuamente tapada por los medios con estas ampulosidades (RT.com. https://actualidad.rt.com/actualidad/236013-impactantes-imagenes-guerra-ninos-mosul )
Cascos Blancos, montaje

Igualmente y de la voz del secretario de estado Rex Tillerson, EEUU justifico su acción contra un estado soberano alegando tener información clasificada sin dar detalles de las fuentes y menos aún documentos de referencia, algo que además de pretender reeditar las maniobras de manipulación mediante la ONU han puesto al mundo al borde de una guerra (RED VOLTAIRE.org. “12 de abril de 2017: El mundo está de nuevo al borde de la guerra”. Por Therry Meyssan. http://www.voltairenet.org/article195982.html ).

Así las cosas y aprovechando la visita del mandatario chino a EEUU, Trump le tendió una celada y en medio de los postres luego de la comida ofrecida en su agasajo le comenta que “acababa de lanzar 59 misiles contra Iraq”, si Trump se equivoco de país algo que inmediatamente fue discretamente corregido por uno de sus asesores próximos. Dos buques de la armada estadounidense lanzaron en la madrugada una andanada de costosos misiles “TomaHawk” contra la base aérea siria de Shayrat, alegando que desde allí habían salido los aparatos que lanzaron el ataque químico.  

Pese a la acusación, Trump ni el Pentágono pusieron pruebas objetivas de la autoría acusada. Como en las anteriores oportunidades, la información había salido de un “informe de la CIA”. Incluso peor. Según informó el profesor Theodore Postol de  Massachusetts Institute of  Technology el contenido del informe presentado por la CIA el 13 de abril último, está repleto de errores que revelan una clara falsificación (RED VOLTAIRE.org. “El informe de la CIA sobre el ataque químico…”.  http://www.voltairenet.org/article196020.html )

Tal como lo reflejaron varios analistas independientes, la decisión de Trump se enmarcaba en el 100º aniversario de la entrada de EEUU en la 1º guerra mundial y que a su vez hizo recordar  la patética parodia de Collin Powell en febrero del 2002 ante Naciones Unidas para argumentar la invasión contra Iraq en 2003 (GLOBALRESERARCH. “Video..”. http://www.globalresearch.ca/video-trump-wont-be-cancelling-world-war-3-after-all-standdownmrtrump/5585099 ).

Paso continuado y sin escrúpulos, Trump dio una conferencia de prensa en la que aseguraba muy suelto de cuerpo que ello había sido en represalia por un ataque con armas químicas endilgado al gobierno sirio. Hasta allí todo flojo de papeles.
Collin Powell parodia

El jueves 13 de abril, Trump autoriza el lanzamiento de una “MOAB” sobre un supuesto complejo de “Al Qaeda” en Afganistán. Usando el mismo recuso de propaganda mediática de los grupos enemigos de EEUU, el Pentágono produjo un video que muestra el lanzamiento y los efectos de su uso; solo falto decir “Trump es grande!”.

Casi sin pausa, Trump ordena a la fuerza de ataque liderada por el portaaviones “US Carl Vinson” que se apreste para operar en Corea del Norte, en una muestra de agudizar las provocaciones que ya venía realizando desde comienzos de año con operaciones de espionaje aéreo e incursiones furtivas de sus aviones en la región. 

Según Trump, disciplinara a Pionyang con o sin la ayuda de China.

Pero a pesar de que Trump parecía decidido a realizar una acción similar a la ejecutada contra Siria, se vio claramente frenado por las complejas circunstancias que rodean a la región peninsular. Dentro del mismo congreso muchos representantes llamaban a la moderación del presidente, caso del senador Ed Markey quien opinaba que más que lanzar amenazas debería entablar negociaciones civilizadas con Piongyang.  

Expertos como el investigador John Nilsson-Wright del “Asian Nororiental” en Chattan House, advirtieron que las amenazas del presidente estadounidense lo llevarían a un callejón sin salida del cual sería muy difícil salir (RT.com. https://actualidad.rt.com/actualidad/236024-donald-trump-corea-norte ).

Algunos hemos especulado con una posible complicidad de Pekín –manifestada por Xi Jinpin durante su visita- en la iniciativa de Trump que a último minuto se vio abortada por el simple motivo de que  China Popular a último minuto cambio su posición, demostrando que le conviene seguir manteniendo a su pequeño socio coreano.

Sin lugar a dudas, las cosas se ven muy complicadas para Washington ya que, se hace muy difícil que puedan operar con subterfugios sucios y operaciones  subversivas como –mediante células- lo hacen dentro del mundo árabe y en especial como lo hacen en Siria e Iraq últimamente. Es por ello que a Washington solo le quedan dos alternativas: negociar o amenazar.

Con este sangriento blanqueo, Trump parece determinado a demostrar a los intereses que sostienen el sistema económico y financiero norteamericano e internacional, que hará todo lo que esté a su alcance para dar el zarpazo sin interesarle la ley internacional y menos aún la existencia de Naciones Unidas, arriesgando al mundo a una guerra nuclear.

Para quienes ya se han visto involucrados por estas maniacas decisiones, el daño está causado. Quienes se ven amenazados como es el caso de Rusia, ya han tomado sus medidas y no parecen dispuestos a recular. Pero, qué sucederá con países como Argentina que parecen haber estado entretejiendo una nueva etapa de subalternidad política que puede llevar a nuevas aventuras disfrazadas de intervenciones “bajo mandatos de la ONU” inexistentes. Tal como lo señalan algunos investigadores, Trump está provocando las posibilidades a generar una tercera guerra mundial y Vladimir Putin fue claro en ello ante la aterrorizada cara del presidente italiano Sergio Mattarella ¿Cómo podrán limitar la influencia agresiva de la administración Trump, un gobierno débil y sin posición política internacional propia como el de Mauricio Macri?