viernes, 4 de mayo de 2018



EN LA MIRA



“VOLVER ATRÁS”

El eterno retorno al comienzo de todo lo que ha destruido a la Argentina




Por Pepe Beru
Cuando el presidente Mauricio Macri fue ungido como el presidente de la Argentina, los observadores de los intereses adictos locales  a Washington, Londres y Tel Aviv no tardaron un segundo en enviar sus primeros twits avisando de la buena nueva, diciendo “tenemos un amigo en el Cono sur”. Si bien es cierto que ya estaba Chile como el gran felpudo histórico de los intereses anglosajones de la región, la posición geográfica de Argentina es mucho más ventajosa y estratégicamente mucho más importante que el angosto país trasandino.

No era para menos, Mauricio Macri además de ser un prominente personaje del mundo empresario además de ser un buen amigo de Barack Obama y Hillary Clinton, cuenta en su haber con relaciones personales que lo vinculan, entre otros, con nada menos que el actual presidente de los EEUU. Para el Departamento de Estado norteamericano “era el tipo perfecto” para terminar con gobiernos populistas como el de CFK e impedir el renacimiento de un nacionalismo real. Como siempre, los políticos argentos dejan de lado los antecedentes de estas relaciones y no quieren siquiera oír de incómodos sucesos de la historia cercana que vinculan a estos ilustres amigos del “globo amarillo” que se relacionan con las sistemáticas violaciones a los derechos humanos, crímenes de guerra y lesa humanidad que acumulan alrededor del mundo. No, mejor eso no lo veamos deben decir los más recalcitrantes partidarios de estas relaciones.

Pero los norteamericanos pronto debieron volver la mirada a los asuntos de su propio país, cuando la Casa Blanca sería ocupada por un presidente lleno de imponderables y muchas contradicciones. Era la misma historia de siempre. 
Algo similar sucedería con los británicos quienes atacados de un sentimiento “nacionalista” (o bien diríamos de neo imperialismo), se lanzaron a proclamar con el “Brexit” que volverían a una plena autodeterminación cortando los lazos con la Unión Europea. Para peor, el gobierno de Macri ha llegado tan lejos en su obsecuencia con los británicos que éste pasado 26 de abril, en el cumpleaños 92 de la Reina Isabel II no se le ocurrió mejor idea que mandar a la banda de la Fuerza Aérea a tocarle el “God Save the Queen” en la embajada de Gran Bretaña. Y qué decir de Israel, quien además de tener una importante plataforma de partidarios sionistas argentinos, de los cuales muchos de ellos están dentro del “PRO”, encontraba en el nuevo presidente un amigo personal de nada menos que del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, quien además de estar procesado por varias estafas, es un criminal de guerra que por ahora goza de impunidad.  Como suelen decir los norteamericanos “casa llena”.
Agasajo en la embajada británica

Cuando Donald Trump se acomodo en la Casa Blanca pronto comenzaron a verse cuáles eran sus políticas hacía el exterior; restricciones a las importanciones, proteccionismo económico comercial y un nacionalismo político que parece apolillado, pero que a los estadounidenses del común parece agradarles.  Ante esto, Macri vio muy difícil poder negociar con algún viso de igualdad, las exportaciones e importaciones entre ambos países, pese a que Trump es un viejo conocido del mundo de los negocios.

Pero el problema de la desigualdad asimétrica que sufre la Argentina como estado nación, no es achacable a Macri; se trata de una falencia que tiene 36 años de antigüedad y que se ha venido profundizando con el pasar de los años. Carente de una geopolítica propia y de un plan de defensa estratégico, la moral de las instituciones prácticamente ha desaparecido y ello involucra a nada menos que a las Fuerzas Armadas y de seguridad de la nación. Mientras puertas adentro los políticos (indistintamente de color partidario) han creado un verdadero rompecabezas social, las mafias ligadas al narcotráfico con ramificaciones políticas, campean no solo por la provincia más corrupta del país como es Buenos Aires sino, por todo el país. Esta es la consecuencia de años de desidia abandónica de un estado en manos de saqueadores.

De este modo se puede ver como aún y pese a la profundización de las limpiezas dentro de las mohosas estructuras de la policía y el sistema judicial bonaerense, sigue habiendo bolsones de corrupción. Y ni hablemos de lo que sucede a nivel federal, que tras la muerte del fiscal Nisman, han venido saliendo a la luz, los tejes y manejes a los que el occiso solía estar involucrado, como parte de un sistema de contubernios entre los fiscales federales y la inteligencia del estado, que en el caso de Nisman, escalaban a contactos (muy bien remunerados) con agencias de inteligencia como la CIA y claro, el Mossad israelí.

Pero, si bien este gobierno ha tomado medidas para cortar con estos tentáculos que todo lo abarcaban, no lo ha hecho para terminar con este sistema de “alcahuetes” locales que lanzaban carpetazos contra quienes podían molestar en la administración pública, sino que lo ha reemplazado por un sistema dirigido por cerebros externos que para peor de males,  están ligados a nuestra histórica enemistad con Londres. De este modo hoy por hoy, la CIA y el Mossad israelí (quienes controlan a la AFI) pueden hoy, leer y analizar todas las conversaciones que usted tenga[1].

En el aspecto militar, la situación ha caído tan bajo como en el área de la inteligencia. Además de que aún se sigue esperando la tan clamada reestructuración de las FFAA, el gobierno puso en marcha recortes al área que virtualmente han paralizado las actividades de las tres fuerzas, dejando en evidencia  tras el hundimiento del submarino “ARA San Juan”, que hay otros mandos militares que tienen la batuta de la “defensa nacional”.

En este último sentido, se puede asegurar que quién ordena lo que sí y no debe suceder en materia militar en la Argentina es el Pentágono[2], máxime si consideramos que el “acuerdo” –mostrado como un triunfo de la Casa Rosada- sobre las importaciones de tubos de aluminio que Trump autorizo a favor de la Argentina, no iba a ser a cambio de nada[3]. Y por último cabra preguntarnos ¿Ha vuelto Argentina a los años noventas? O incluso ¿Los argentinos deberán acostumbrarse a ver bases militares permanentes estadounidenses en su suelo?

[1] PERFIL. “Denuncian que pincharon teléfonos de familiares del submarino ARA San Juan”. http://www.perfil.com/noticias/politica/un-informe-de-la-utn-revelo-que-pincharon-telefonos-de-familiares-del-ara-san-juan.phtml
[2] SPUTNIK. “Tropas de EEUU comienzan maniobras en Argentina”. https://mundo.sputniknews.com/defensa/201805021078363505-eeuu-fuerzas-armadas-argentina/  
[3] AMBITO. “EEUU exime a Argentina de aranceles al acero y al aluminio”. http://www.ambito.com/919834-eeuu-exime-a-argentina-de-aranceles-al-acero-y-al-aluminio