martes, 21 de febrero de 2017

VETERANOS DE AYER              




“MOMENTOS DECISIVOS ”

Vivencias en primera persona de un veterano argentino en el Golfo Pérsico allá por finales de la guerra en febrero de 1991




Por Javier B. Dal


Claramente cuando hecho ina mirada hacia a esos veintiséis años atrás, cuando nos hallábamos operando en medio de la llamada “Tormenta del Desierto” no puedo dejar de recordar cada una de las experiencias que pasamos todos por igual a bordo de la “Brown” y de la “Spiro”, buques del grupo de tareas 88 que participamos junto a buques de otras nacionalidades bajo la nada despreciable denominación táctica “ALFIL 1”, en una de las guerras más importantes de finales del siglo pasado, demostrando la importancia de nuestras tareas para los objetivos de toda la campaña. Solo como dato informativo, el “Alfil” como pieza de un juego de ajedrez representa la movilidad que vale tres peones y una pieza táctica esencial para allanar el camino al jaque mate.

Una aclaración más que es necesario hacer es que las operaciones de ambos buques no fueron secundarias o simplemente de mera presencia para llenar el estrecho horizonte del golfo, para que impresionara a los iraquíes; nada de eso. Dentro de la compleja y costosa estrategia montada por el Pentágono y sus aliados británicos para que pudieran lanzarse las operaciones en la medianoche del 16 de enero de 1991, era un requerimiento ineludible que se protegiera y asegurara la extensa línea de abastecimiento marítima que entraba desde el mar a través del estrecho de Ormuz. Aunque los norteamericanos ya estaban en Arabia Saudita mucho antes de que Saddam entrara en Kuwait y tenían su base de la OTAN en “Incirilik” Turquía, ello no aseguraba el cumplimiento del plan que se había trazado y que implicaba una parte logística fundamental y otra estratégica que asegurara un seguro.

Tal como lo han dejado documentado los estrategas que diseñaron esta coalición naval, se hacía vital que la vía marítima se encontrara despejada y libre todo peligro para que se transportara por ella, la mayor cantidad del material que había que abastecer a las tropas en tierra. La capacidad de transporte naval superaba en mucho a los puentes aéreos que existieron entre Europa con Arabia Saudita y Turquía, por lo cual, la función de la parte naval de las operaciones “Escudo del Desierto” y “Tormenta del desierto” se vio doblemente comprometida con sus camaradas de tierra e incluso del aire ya que, a la tarea de asegurar la llegada de las toneladas de comida, empaques de botellas de agua mineral, municiones, equipos varios, vehículos y armas, el Comando Naval debía por una lado proteger el tren logístico de posibles amenazas enemigas y por el otro proveer cobertura de fuego a las tropas terrestres.

Ante este panorama queda claro y cada año que pasa me queda más claro aún,  que el gobierno de Menem y sus jerarcas no tenían la más mínima idea de que se trataba todo esto. Y puedo decirlo con mucha seguridad porque ninguno de ellos paso un solo día a bordo de nuestros buques para experimentar los nervios, el stress por la tensión de que en cualquier momento algo nos podía golpear, la comida, las corridas, las alertas y las puteadas del cagazo que les salían a los “sangre azul” cuando se corría la noticia de que los iraquíes no se quedaban quietos. Desde las cubiertas había que estar al pendiente ante cualquier contingencia ya que había habido varios incidentes que demostraron que los iraquíes no dejarían que la llevásemos de arriba.

Había que estar las 24hs alerta y los peligros parecían acercarse con cada día que pasaba. Los estruendos de las bombas y los ecos de los cañones de largo alcance se podían escuchar con mucha claridad desde donde operábamos. A los misiles que tenían los iraquíes había otra amenaza letal flotando en todo nuestro alrededor y ella eran las minas de todo tipo y tamaño que sembraban los buzos tácticos iraquíes durante la noche.

Precisamente una de las tareas que nos encomendaba el Comando de operaciones (a cargo de EEUU en Ryad) era el patrullaje aéreo que realizaban los helicópteros “Alouette III” de la Escuadrilla de Ataque naval que traíamos embarcados y que con los bestiales helicópteros norteamericanos “CH-53 Super Stallion” y los “Sea Linx” británicos trataban de mantener alerta sobre la presencia de minas en la ruta por donde pasaban los convoyes que entraban al Teatro de Operaciones.  

Muy cierto y claro. Nadie nos puede contar lo que allí realmente ocurría y les puedo asegurar que para estas mismas fechas (finales de febrero de 1991) estábamos en medio del infierno y con mucha claridad podías ver las fumarolas de humo negro provenientes de Kuwait y de Irak. En las noches calmas podías ver los fuegos de los pozos petroleros ardiendo en Kuwait que evidenciaba la ferocidad de la acciones y de sus horribles consecuencias (CLARIN. “¿Y los cuerpos de la Tormenta del Desierto?”. http://old.clarin.com/suplementos/zona/2002/11/10/z-00415.htm ).

Los aviones saliendo y llegando constantemente a los portaaviones que nosotros escoltábamos marcaban el paso de las frenéticas actividades a las que debíamos respaldar sin incurrir en errores en nuestras faenas, no solo por las consecuencias que ello podría haber redundado en el cumplimiento de las operaciones tácticas que se nos había encomendado sino también, porque estábamos a la vista y bajo la celosa observación del “NAVCENT”; algo que pude saber más tarde por las infidencias de un colega canadiense y que quedo manifestado con el informe satisfactorio de la Armada estadounidense entregado al Estado Mayor de la Armada de ese entonces.

Recuerdo que por estas mismas fechas, la flota estadounidense pasaba por nuestra ruta llevando buques de suministros con combustible, municiones, vehículos anfibios y tanques de combate para preparar una supuesta operación de desembarco en las playas kuwaitíes lo que para muchos en esos momentos, representaba la muerte segura de miles de marines norteamericanos. Más tarde nos daríamos cuenta de que todo eso había sido parte de un plan de engaño para que la inteligencia de los iraquíes creyera que habría en preparación un desembarco anfibio, algo que jamás ocurrió.

Incluso recuerdo las tormentas que se desataban de un momento a otro y que hacía que el buque –ARA Almirante Brown- se sacudiera como una caja de zapatos, lo que hacía que al menos pudiéramos respirar unos momentos en medio de tanta adrenalina. 

Unos días después nos anotician del cese de las hostilidades (al 28 de febrero de 1991) y que estaríamos zarpando para Argentina en los primeros días de marzo. Fue la mejor noticia que escuche en los más de seis meses que estuvimos metidos en esa conflagración que no fue dirigida por Naciones Unidas –falacia que se ha esgrimido para evadir el cumplimiento de los derechos que como combatientes nos corresponden- ni menos aún fue una “misión de paz” como algunos insisten en llamarla. Llevamos la celeste y blanca con el sol a cada puerto árabe que tocamos y nunca hubo cambio de pabellón que nos identificara como una “fuerza de paz de la ONU” o cosa similar así es que, de una buena vez por todas, los responsables políticos deben explicarnos cuál es nuestra situación.

Dedicado a la memoria del “Juanca” que nos dejo hace mucho pero pareciera que aún estuviera por acá