lunes, 6 de marzo de 2017

VETERANOS DE AYER







“SEALS EN YEMEN”

Cuál será el impacto político sobre la confirmación de que los EEUU está operando directamente en Yemen cuando Donald Trump había prometido cesar con este tipo de intervenciones?




Por Charles H. Slim
Si alguien creía que EEUU no tenía sus botas en Yemen o le quedaba dudas sobre ello, ahora puede confirmarlo. Tan solo hace unos semanas el grupo especial de la marina norteamericana denominado SEALS, fue protagonista de una carnicería en la Península arábiga, cuando tras haber desembarcado en terreno yemení, causaron nada menos que la muerte a más de 57 civiles entre los cuales había unos diez niños.  http://www.veteranstoday.com/2017/02/28/deadly-us-raid-on-yemen-produced-no-major-intelligence/ . Pero eso no termina allí. Según algunos informes el grupo tuvo bajas y pérdidas materiales al tratar de retirarse impune, detalle que no será ventilado por ningún medio noticioso “convencional”.

Demasiado malo para que Washington y en especial el Pentágono, invente algún argumento ligero que le reste la severidad a este nuevo crimen de lesa humanidad que se viene llevando a cabo contra la población yemenita. Similar a lo que han pretendido vender sobre lo que ocurre en Siria, los medios conservadores y también varios medios alternativos financiados discretamente por los mecenas sionistas que apoyan a Washington y Tel Aviv, se hacen cargo de deformar los hechos.

Solo algunos centros de pensamiento independiente y periodistas valientes se están atreviendo a remar contra la corriente, demostrando la gran manipulación que existe sobre lo que está ocurriendo en toda esta región ( GLOBALRESEARCH.ca. “Video: La guerra en Siria.. http://www.globalresearch.ca/war-on-syria-manufactured-revolution-and-fake-media-narrative/5577303 )

Desde el comienzo del 2015 Arabia Saudita se vio envalentonado para lanzar una operación militar contra Yemen en la cual aparentemente, actuaba solo y en interés de su aliado yemení Abu Rabu Mansur Hadi quién tras haber estafado de continuo al pueblo, había sido destronado del poder en Sanaa. En pocos días se cumplirán dos años desde que Riad lanzó su operación “Tormenta decisiva”, una notable emulación en la denominación que recuerda la detestable operación “Tormenta del desierto” que lanzo EEUU contra Iraq en 1991.

Pero a pesar de que Riad había adquirido mucho material bélico de los EEUU y de varios países europeos e incluso aumento el número de reclutas mercenarios en sus “tropas de elite”, los resultados en su intento de salvar a su corrupto aliado Mansur Hadi han fracasado estrepitosamente. Y éste fracaso no ha sido por falta de pericia de los soldados sauditas o por el manejo deficiente de los costosísimos equipos que el Pentágono le proporciono para lograr sus objetivos en una esperada operación relámpago. No, ha sido la inesperada resistencia que la milicia “Ansar Allah” (Espada de Dios) le viene presentando a sus avanzadas que terminan siendo un desastre.
Huties

Incluso cuando Washington durante la administración del “Nobel de Paz” Barak Obama le otorgó bombas tácticas nucleares para aterrorizar a la población yemenita sino se volvían contra los combatientes de “Ansar Allah”, lejos estuvieron los pobladores y menos aun sus combatientes en amilanarse  y solo fijaron con mayor determinación, la meta de expulsar a los sauditas y a sus aliados de la Península. Fue precisamente con ellos quienes se toparon los SEALS y sintieron el rigor de esto magníficos los combatientes árabes que les pusieron en fugan dejando en el camino los rastros de su presencia.

La resistencia “Hutie” está conformada por hombres de la rama zaidi chiita pero que incluye también a sunitas sin que hallan habido problemas como en occidente se suele especular.  Esta particular confección de la cultura árabe yemenita ha complicado las sórdidas tácticas de manipulación y desinformación que las agencias como la CIA usan para dividir a las poblaciones musulmanas y enfrentarlas entre sunitas y chiitas. Esto en referencia a la continua excusa de Washington de “atacar a Al Qaeda”, algo que los yemenitas tampoco se tragan. Pese a la pobreza o mejor dicho, la elemental forma de vida de estos clanes, en el terreno han demostrado por lejos que además de la inteligencia con la cual estudian a sus enemigos, poseen una voluntad de lucha inagotable.

A cada bombardeo sobre poblaciones civiles y supuestos objetivos “terroristas” que les indicaba la CIA, los combatientes “Hutie”  que conforman el “Ansar Allah”( que no tiene nada que ver con Al Qaeda), golpeaban y siguen golpeando con dureza a las posiciones sauditas e incluso, llegando a penetrar en territorio del reino hachemita para demostrarle que si quieren pueden llegar hasta Riad.

Testimonios gráficos de la dureza de los combatientes “Huties” pueden verse a lo largo del territorio que los sauditas quisieron ocupar. Tanques, vehículos blindados e incluso algunos de sus aviones son chatarra que decora el suelo.
ISIS Yemen, video del 2015

A pesar de los recursos de Riad y de la cooperación que recibe de Washington y Tel Aviv para intentar sobreponerse en el campo de batalla, los sauditas no logran sus propósitos y eso ha hecho que aquellos actores hallan puesto sus manos en tratar de darle un toque de eficacia a las operaciones sauditas. Igualmente y pese a lo discreto de sus intervenciones, los “Huties” han demostrado sus injerencias e incluso han abortado operaciones en progreso que involucraban a grupos de tareas de mercenarios estadounidenses, seguramente con intensiones de crear olas de ataques terroristas emulando a “ISIS”.

Precisamente cuando la situación se le escapo de las manos a los sauditas comenzaron a suceder algunos extraños episodios que rememoraban a situaciones que ya se habían dado en Iraq, Libia y más cerca en el tiempo en Siria. Puntualmente y muy convenientemente para finales del 2015 y unos meses del 2016 el “ISIS” declaraba por videos muy sospechosos que se encontraba en Yemen para luchar contra “los apostatas Huties”  a quienes les cortarían la cabeza por su cercanía con la rama chiita del Islam.

Igualmente y más allá del impacto mediático que ello provoco y que sirvió para que los medios anglosajones en particular y los occidentales en general, comenzaran a tratar de interrelacionar a la resistencia Hutie con el “ISIS” –tal como lo hicieron con Al Qaeda con la resistencia iraquí- éstas células supuestamente de aquella dudosa organización islámica tras realizar algunos atentados contra los yemenitas, fue prácticamente erradicada por los combatientes de “Ansar Allah”, abortando la “lucha sectaria” que  los medios preparaban para sus titulares.


Tal como sucede en Afganistán, para los norteamericanos y sus aliados será muy difícil crear la cizaña entre los habitantes de Yemen quienes a diferencia de los iraquíes, nunca tuvieron arreglos en el pasado o trabajaron juntos en asuntos sucios que le dé a Washington, espacios de trabajo dentro de la península sin que corran el riesgo de ser descubiertos. Lo ocurrido con este comando SEAL es solo un episodio más en la larga lista de crímenes que se llevan adelante contra la soberanía y la población del Yemen; y lo peor de todo es que Trump y Mattis han explicitado ampliar este tipo de “operaciones”.