lunes, 24 de julio de 2017

ILM-MIDDLE EAST






“GUERRA PSICOLOGICA”

Cuáles serían algunos de los argumentos y los interesados para revivir el personaje llamado “Abu Bakr Al Bagdadi” en toda la tragedia del Medio Oriente?





Por Charles H. Slim & Ali Al Najafi
A medida que avanzan las tropas sirias en su recaptura de la ciudad de Raqqa y en medio de las aberraciones que se han testimoniado en la recaptura de Mosul, han comenzado a correr algunos extraños rumores que se han diseminado por algunas fuentes de dudosa credibilidad, o al menos, de sospechosa imparcialidad. “Al Bagdadi está vivo” clamaba un reporte de la inteligencia de las Peshmerga kurdas, rebatiendo las afirmaciones del estado Mayor ruso que en junio pasado había confirmado haber eliminado a Abu Bakr Al Bagdadi y a una docena más de sus comandantes en una reunión secreta que se llevaba a cabo en una locación en los suburbios de Raqqa.

De esta forma Lahur Talabani, jefe de la inteligencia kurda –Zanyari- muy ligada a la CIA y al Mossad israelí, algo que le da un aroma muy enrarecido a la supuesta afirmación, volvía a poner en el centro de la escena el tema del líder de esta franquicia. 

Algunas fuentes no oficiales han dejado entrever que la mukjabarat del régimen de Bagdad comparte esto algo que no asombra ya que la misma está controlada por la CIA. En ese sentido el jefe del Ministerio del Interior iraquí Abu Alí Al Basri se puso a tono con los anuncios de Talabani y Washington, desmintiendo que Bagdadi haya muerto en los ataques realizados por la aviación rusa. Ahora bien ¿Qué se busca con este anuncio?  Aunque cueste creerlo, es seguir con la guerra y que la misma se extienda por mucho tiempo más.  

El gobierno autónomo kurdo iraquí y los grupos armados  kurdos sirios apoyados por EEUU e Israel tienen mucho que perder con un cese al fuego y mucho más con una victoria de las fuerzas de Damasco, es por ello que hay que mantener la inestabilidad a como dé lugar.

Pero también aquí hay intereses que están más allá de las ganancias siderales que han venido usufructuando los vendedores internacionales de armas y los mismos gobiernos que están involucrados en todo esto. Los interese privados y de agencias como la CIA tomaron la posta para mantener la agresión en la región  (Red Voltaire. “Armamento por miles de millones de dólares utilizado contra Siria”. http://www.voltairenet.org/article197141.html ) Intereses geopolíticos de relevancia y que chocan entre sí, se están jugando en todo esto.
Kurdos sionistas

Para los kurdos, la violencia en la región es el ámbito propicio para continuar sus despliegues sobre los territorios árabes iraquíes y sirios con la intensión de anexarlos a su ideario de un “Gran Kurdistán” y con ello, los recursos petrolíferos y gasíferos de los estados árabes. En ese plan y bajo la excusa del “Daesh” han venido confiscando territorios del norte de Mosul en Iraq y Deir Ezzor en Siria, causando entre otras consecuencias, el exilio forzado de pobladores árabes sean sunitas, chiitas, cristianos o alawitas.

Más allá que a los kurdos le conviene continuar con la situación de caos, es a EEUU e Israel a quienes les interesa mantener este Status Quo y si necesitan inventar un pretexto más para ello, por qué no revivir a un fantasma como Abu Bakr Al Bagdadi? La lacónica afirmación del Secretario de la Defensa de los Estados Unidos Jim “Perro Loco” Mattis que no ofrece argumentos sustanciales para ello, confirma esta postura que sin dudas rodea de más sospechas la veracidad del anuncio.

Otro funcionario estadounidense como Nicolas Rasmussen, a cargo del “Centro Nacional de Lucha contra el Terrorismo”, avalo la postura de Mattis y dijo que “no tiene claro que el líder del EI esté muerto”, entre otros señalamientos carentes de argumentos. Las conclusiones de estos funcionarios estadounidenses, no solo chocaban con los anuncios del Ministerio de Defensa de Rusia sino también con el anuncio del “Observatorio Sirio para los Derechos Humanos” que además de operar para la desinformación contra el gobierno de Bashar Al Assad, está manejado por el MI-6 británico. 

Entonces muchos se preguntarán ¿Pero que se gana con anunciar que Bagdadi está vivo; de qué sirve ello? Se trata de mantener vivo un mito funcional, de retroalimentarlo. 

Su figura sin dudas –y tras pocas expectativas de sus mentores- sirvió a los propósitos de focalizar, atraer y aglutinar seguidores tanto en la región como de todo el mundo. Si se lo revive, sus seguidores mantendrían la esperanza de que la “lucha por el Califato” no estaría perdida y de ese modo la agitación y el proselitismo del “ISIS” no se detendrá.

Si nos ponemos a ver qué significa todo esto, nadie negaría de que se trata de una abierta forma de patrocinio del terrorismo, algo que curiosamente pareciera no haber sido advertido por Naciones Unidas.

Hoy se puede ver la devastación que EEUU y sus colaboracionistas han causado sobre Mosul y otras localidades cercanas.  A los inclementes bombardeos sobe la ciudad que mato a miles de civiles y redujo a polvo a la infraestructura de la ciudad, hay que agregar la instauración de una atmosfera de terror, esta vez, de los cuerpos de seguridad de Bagdad quienes están cometiendo cuantas atrocidades se les viene en gana con el pretexto de sospechar que han sido colaboradores o simpatizantes del “Daesh”.

Sin dudas que los asesores estadounidenses y británicos que acompañan a estos cuerpos armados y que supervisan estas torturas, ven con beneplácito que ello continue ya que ello esta retroalimentando el odio de la población y justificado la existencia de un “Príncipe e los Creyentes” como Al Bagdadi sin preguntarse cada ciudadano iraquí si es real o ha sido una invención de las agencias de inteligencia occidentales.

Por supuesto y sin lugar a dudas de que para que todo este engaño funcione bien aceitado, se requiere de la colaboración de elementos locales que como ya se venía sospechando, vincula a varios ex funcionarios de inteligencia de Saddam Hussein.

Otra finalidad posible es, la necesidad de mantener cubierto el cupo de liderazgo extremo dentro del descontento y humillado sector sunita de la región, especialmente en Iraq, evitando que pueda ser ocupado por verdaderos líderes árabes quienes realmente se hallan y movilizan al servicio de la causa por sacar a su pueblo de la miseria, la corrupción y la persecución que tan funcionalmente ejecuta el régimen de Bagdad y que a EEUU le conviene mantener.