domingo, 10 de septiembre de 2017

NACIONAL





“BIBI VISITA  BUENOS AIRES”

Con denuncias penales por estafas y pedidos de captura en varios países por crímenes de guerra y lesa humanidad ¿Qué hay realmente detrás de la visita de Netanyahu a la Argentina?




Por Charles H. Slim
Tan solo a unos días después que aviones israelíes bombardearan Siria, que sus fuerzas de ocupación realizaron nuevos operativos de apropiación y desalojos de familias palestinas de sus territorios para realizar grandes negocios inmobiliarios para construir nuevos asentamientos para colonos ultraderechistas, llegará el 12 de septiembre acompañado de una numerosa comitiva el premier Benjamín Netanyahu, algo que ya despertó un intenso movimiento en las bases políticas del país.

Al repudio que ya adelantaron varios sectores políticos que respaldan la causa con Palestina, se han unido sectores del judaísmo local que rechazan no solo a la personalidad del primer ministro sino también a las políticas coloniales del estado de Israel.

El revuelo no es para menos. Se trata de la primera visita que hace un premier israelí al país desde la instauración del estado de Israel en 1948 y en este caso, con una cualidad particular, se trata de un criminal de guerra, el más notorio y cínico de los últimos tiempos responsable de entre otras cuestiones, de la masacre colectiva contra la franja de Gaza en 2014. Su régimen además de violar continuada y sistemáticamente el derecho internacional ha sido un recurrente y brutal agresor no solo contra la población palestina sino también contra sus vecinos, especialmente contra Siria.

Como representante de la entidad sionista, Netanyahu habría sido movilizado por el interés particular de un sector de la comunidad judía argentina y su cercana amistad con el presidente Mauricio Macri con quien estuvo reunido en Davos allá por comienzos del 2016.

La agenda de Netanyahu no se inscribe en una visita protocolar de estado ni para tratar temas de una agenda bilateral (aunque así lo pretendan presentar). Tal como lo señalamos antes, su llegada habría estado propiciada por el interés de una parte de la comunidad judía local que se identifica con los lineamientos políticos de la DAIA y su clara actividad política  a favor de Tel Aviv.

Quienes venden esta visita como el comienzo de un acuerdo muy benéfico para la Argentina se han enfocado en señalar que Netanyahu viene acompañado de “treinta empresarios” –inversiones- entre los que se encuentran los representantes de la proveedora de servicios  e inversiones como la “Israel Export Institute”,  “Mitrelli Group” y otras relacionadas a las áreas de comunicaciones como “Faception” (Nuevas tecnologías), “Verit” (Ciberseguridad) y “Cellcom Israel Ltd” (telecomunicaciones) todas relacionadas con las actividades de “inteligencia” de los servicios secretos propios (Mossad y Shin Bet) y de otros países a donde han llevado sus ingenios, algo que debería despertar una seria preocupación para la intimidad y la libertad de las conversaciones privadas de todos los argentinos.

En ése sentido, la visita de “Bibi” –como lo llaman sus camaradas- no viene por una casualidad ni tampoco por acuerdos comerciales como lo han argumentado las plumas anglófilas y sionistas locales. Entre otros asuntos que se vienen a tratar, está verificar como se están encauzando las pesquisas contra Irán, la venta de armas y equipos, el estrechamiento de relaciones institucionales por temas de “inteligencia” y asesoramiento para las fuerzas de seguridad, algo que debería despertar reales preocupaciones por lo que significara la presencia de criminales militares de las FDI y del “Shin Bet” adoctrinando a los uniformados argentinos.

Sin dudas que detrás de estás interrelaciones oficiales, Tel Aviv busca cooptar al gobierno argentino y alinearlo a su geopolítica internacional –con todo lo que ello supone-, mientras que por otros medios hace tiempo que trata de influir en la opinión pública nacional con tácticas tan variadas como son los artículos de intelectuales pro-israelíes, el fomento de actividades culturales con mucha prensa hasta las discretas incursiones exploratorias de personal israelí en la Patagonia que tras haber sido denunciadas desde hace años, se han enmascarado bajo ingeniosas modalidades como es el caso de la ONG denominada “Mochileros sin fronteras”.

Hay también en esta llegada un interés direccionado a que el gobierno argentino sepa que tendrá respaldo político para que prosiga con la causa AMIA manteniendo como argumento principal aquel que sostiene que la república islámica de Irán fue la responsable de dicho ataque, y si es posible, de la muerte del fiscal Nisman.

En este sentido, Netanyahu vendrá a imponer el mantenimiento de la hoja de ruta (instalada por el informe del Mossad y la CIA) para la cual no hay posibilidades de discutir. Incluso es más; según lo informan fuentes confiables, el gobierno estaría entregando información vital del encubrimiento de la causa a empresas privadas que la CIA usa como cubierta, algo que ya despertó el airado reclamo de los familiares de víctimas “Apremia” (Pájaro rojo. “AMIA. 
El gobierno quiere entregarle a la CIA involucrada en el encubrimiento, los archivos escamoteados a la justicia por la SIDE de Stiusso”. http://pajarorojo.com.ar/?p=35655 )

Desde hace años que la extrema derecha israelí que actualmente encabeza Netanyahu, viene insistiendo en la tesis de la llamada pista iraní la cual más que por argumentos jurídicos tangibles, fue impulsada por una rivalidad geopolítica notoria que se ha ido reafirmado con el paso del tiempo, casualmente por el fortalecimiento y la creciente influencia de Teherán en la región. En este sentido, la guerra desatada en Siria e Iraq con el uso de “proxis” financiados por países del golfo –aliados a Israel-  bajo la agenda de Washington, tuvo como resultado contraproducente el acercamiento y la intervención exitosa de Irán en escenarios tan lejanos como Yemen –donde también participa Israel-, que ha llevado a fortalecer actores como el “Hizb´allah” libanes quien a su vez, desde que EEUU intervino en la región ha inspirado y fortalecido a grupos similares tanto en Siria como en Iraq.    

Para enmascarar estos señalamientos, Netanyahu visitara la embajada de Israel para rendir homenaje a los veintinueve muertos del ataque de 1992 donde y seguramente alegara furiosamente que Irán fue el artífice de esa tragedia y de la que mato a 85 personas en la explosión de la AMIA en 1994 con lo cual seguramente conminara al gobierno de Mauricio Macri a que no dude en avanzar con ésta hipótesis, dejando en claro que será la única que Tel Aviv y los partidarios de la DAIA están dispuestos a aceptar.