martes, 6 de febrero de 2018

EN DEBATE





“MATAR E IRSE”

El resultado de años de injerencia estadounidense en el Medio Oriente solo ha traído muerte y miseria especialmente para los iraquíes y desde hace unos años para los sirios ¿Es Mosul el último monumento de todo ello?




Por Dany Smith
Mosul hoy
Fue para mediados del mes de octubre de 2017 que la ciudad de Mosul, la más importante del norte de Iraq, fue literalmente  pulverizada por las fuerzas de la Coalición liderada por EEUU para según ellos “liberarla” del “Daesh”. A medio año de estos hechos y tras haber demolido por completo la ciudad sin respetar las casas civiles, las escuelas, mezquitas, iglesias ni menos aún los hospitales, los sobrevivientes se ven atrapados en medio de un gigantesco cementerio que aún sigue albergando bajo los escombros de miles de edificios y vecindarios enteros, miles de cadáveres que no fueron rescatados.

Esto además de ser un nuevo castigo colectivo implementado por el gobierno colaboracionista de Bagdad que no ha escatimado en aplicar tratos humillantes y brutales sobre sus pobladores, es la muestra de lo que le importa a EEUU y a sus aliados (británicos, alemanes y sauditas) la situación de la población iraquí. Los cuerpos ennegrecidos de mujeres, hombres y niños yacen bajo los escombros, dispersos en las calles y lugares que en algún momento fueron plazas para jugar.

El hedor a muerte lo infesta todo y los miembros mutilados de personas se hallan esparcidos entremezclados con los escombros y los hierros retorcidos de lo que antes fue una de las urbes más populosas después de Bagdad (https://actualidad.rt.com/actualidad/262011-video-destruida-mosul-iraqui-cadaveres ). Solo muertos iraquíes y no se sabe cuántos de aquellos mercenarios extranjeros que impostaban de yihadistas en la fábula del “ISIS”, liderado por ese personaje llamado Abu Bakr Al Bagdadi quien seguramente, no solo no era iraquí y menos aún árabe y que hoy, amparado por alguna de las agencias de inteligencia involucradas en la creación del “Estado Islámico” descansa en algún placido y lujoso condominio en Europa o EEUU.
Helicoptero sacando a un Daesh comandante

Pero volviendo  a la cruenta realidad de lo que dejó la intervención estadounidense y de sus colaboracionistas, no se puede hacer la vista a un lado y pasar por alto la responsabilidad que tiene EEUU y sus aliados en semejante catástrofe humana. Los crímenes cometidos por esa fábula del “ISIS” son algo que ha quedado harto evidente, pero ello no sirve (como lo han pretendido maliciosamente los medios occidentales) para eclipsar los cometidos por los gobiernos que se arrogaron facultades omnímodas sobre la vida y la muerte de los iraquíes. La presencia del “Daesh” entremezclada entre la población no era excusa para barrer la ciudad en la forma que la aviación de la Coalición Internacional lo hizo y menos aún, las ejecuciones y asesinatos a sangre fría de miles de ciudadanos que muchos de ellos al salir de las casas con las manos en alto simplemente eran acribillados por los “libertadores”.

Escenas que la cadena CNN capto en momentos que una de sus corresponsales acompañaba a una unidad de fuerzas especiales iraquíes, no solo helaron la sangre del equipo de noticias sino que puso en dudas los beneficios que representaban la intervención militar para esa supuesta liberación. En una de éstas tomas, las tropas rodean un barrio y por altoparlantes intiman a los residentes a salir de sus casas con las manos en alto. En un momento, un hombre mayor con canas sale agitando sus brazos y uno de éstos soldado de las fuerzas especiales simplemente lo acribilla a quemarropa para dejar el cadáver tendido en el suelo. Los “aliados” de EEUU seguían haciendo de las suyas.

La mejor prueba de esto han sido los cientos de testimonios de los ciudadanos huyendo de Mosul mientras los aviones de la Coalición bombardeaban sus barriadas  incluso en algunos casos, a sus caravanas causando masacres dantescas.  El desprecio por la vida de los civiles ha sido tan manifiestamente inocultable, que la ONG “Amnesty International” ha llamado a conformar una Comisión independiente que investigue en forma exhaustiva todos los delitos que se hayan cometido contra la población. Tan grande y clara ha sido la implicancia de la Coalición y del gobierno colaboracionista en la comisión de estos crímenes de guerra, que la organización internacional Amnesty International –que no se caracteriza por su independencia- ha denunciado con pruebas testimoniales y documentales, la gravedad de los daños y las muertes causadas por las fuerzas “libertadoras” que no se han expresado en el asunto (La Vanguardia. http://www.lavanguardia.com/internacional/20170711/424047423561/ai-acusa-al-ei-fuerzas-iraquies-y-coalicion-de-cometer-violaciones-en-mosul.html ).  
Daesh miembros antes de rescate

Pero incluso los mismos colaboracionistas recibieron una dosis del fuego estadounidense, cuando en varias oportunidades aviones de la Coalición abatieron –supuestamente por error- varias unidades de las milicias chiitas que se habían unido a los esfuerzos por desalojar al “Daesh”. Curiosamente, varios de estos incidentes se habían producido en momentos que aviones de transporte sin marca lanzaban armas y suministros para fabricar explosivos al “Daesh” o eran testigos privilegiados de la evacuación en helicópteros  de comandantes de dicha organización (Sputnik. “Milicia iraquí afirma que Estados Unidos ayuda a proporcionar materiales explosivos a yihadistas”. Publicado el 7 de marzo de 2017. https://sputniknews.com/middleeast/201703071051354291-iraqi-official-claims-us-assists-terrorists/ )

Hoy Mosul y toda la región que ha vuelto al control del gobierno colaboracionista de Bagdad sufre las penurias materiales y humanas más execrables desde que Iraq cayó bajo el yugo de los invasores en 2003. El embuste del “ISIS” ya no existe pero los brutales cuerpos policiales y militares para-estadounidenses al servicio del régimen títere han tomado su lugar y son tan inhumanos e inmisericordes como aquellos mercenarios disfrazados de jihadistas. Por su parte, los norteamericanos, han matado a todos los que se le cruzaron por frente a ellos y tras retirarse de Mosul hoy siguen con estas tareas en Siria