domingo, 27 de mayo de 2018

OPINION



“CARACAS STUMBLE”

Buscando la caída de un hermano, ante la obsecuencia de gobiernos regionales


Por Sir Charlattam
Que dudas quedar en lo que sucedió en Venezuela en la semana que se ha ido. Las elecciones que fueron realizadas en Venezuela y que gano ampliamente Nicolás Maduro lo dicen todo. Así me dije a mi mismo cuando leía esto en un pequeño articulo del “Daily Mail” que mi vecina me paso por debajo de mi puerta cuando no tenía servicio de cable ¿Puedes creerlo en pleno siglo XXI que tu maldita compañía de cable te deje sin servicio por obras en la vía pública? Bueno, como sea. Fue así que me entere de este acontecimiento en las tierras del libertador Bolivar.

Por la tarde me encontré con viejo amigo y un contacto fiable dentro de los asuntos externos que me soplo algunas novedades sobre lo que viene ocurriendo en el mundo y en particular en Latinoamérica. Como siempre y como dos viejos zorros del desierto, nos acostumbramos a reunir en un nuestro centro de charlas secretas, que sabemos bien, no estaremos acompañados de chismosos o alcahuetes del MI-5, aunque no podemos eludir el sistema de vigilancia omnipresente que todo lo ve y escucha en Londres. Igualmente tenemos nuestro método para eludir esas intrusiones.

Sin dudas que además de los resultados electorales en Venezuela, fue importante la noticia de Colombia dentro de la OTAN. Cuando Alfie me lo dijo tuve que volverle a preguntar ¿Qué cosa? A lo que me repuso con su acostumbrado y monocorde tono “lo que te acabo de decir…los colombianos son parte de la Alianza Atlántica”; y ello quería decir que también pasaban a ser aliados de Gran Bretaña.  Como estaban las cosas, se podía decir que el continente latino estaba de cabeza y pensar que tan solo en un par de años paso de gobiernos pro-independentistas a volver a ser lacayos de los poderes centrales, vaya eso si es un retroceso.

Con este anuncio de Juan Manuel Santos, ahora entiendo que significan los últimos movimientos de tropas y equipos que vimos en Argentina, Chile y el Paraguay. Todo es parte de una red, lo que significa que la OTAN no solo llega a Colombia sino que se extenderá operativamente a todo el Cono sur.

Ahora bien, ¿Qué implicaría esto con la Venezuela de Maduro? El mensaje estaba muy claro. El secretariado de Bruselas le habría dado su membrecía Colombia por una cuestión eminentemente estratégica y con ello pretendía dar mayor apoyo a las presiones que se están imprimiendo sobre Caracas. En esta tarea colaboran muy entusiastamente Argentina, Brasil y Paraguay, lo que no ha dejado de ser un punto de discordia con otros vecinos de la región. Creo que todo esto, y me refiero a la implicancia de la OTAN en la región tiene un propósito que los mismos latinos no advierten; están tratando de balcanizar la región.

Así es me asintió Alfie. Los sabotajes, el corte de los cargamentos de alimentos y medicamentos que llegan por tierra y por embarcaciones están digitados por la CIA y otras agencias aliadas quienes han llegado a sobornar a capitanes de varios buques cargueros para que desvíen sus trayectorias a otros puertos o simplemente dejen sus cargas al mejor postor en el mercado negro en las Antillas.

El desabastecimiento que agobia al país está causado por una continua cadena de sabotajes y desvíos de los centros de abastecimiento del país. Son típicas maniobras subversivas, tal vez una de las más inocentes en lo que hace a las incontables tácticas sucias que pueden llegara a implementar las agencias de inteligencia y sus redes tendidas dentro de Latinoamérica.

Están haciendo todo lo imaginablemente posible para que Caracas se hunda y destruir para siempre a la revolución Bolivariana, que el Departamento de Estado norteamericano y sus colegas de la CIA saben que sigue siendo un polo de influencia ideológica regional.

Pero existen otros intereses para destruir a Venezuela. Las relaciones bilaterales que ha cosechado Caracas a través de los años y en especial durante la prolífica vida política del mismo Hugo César Chávez, son el motivo por excelencia de preocupación para los centros de poder. Tienes por un lado a los norteamericanos que al ver como Rusia y China establecían relaciones comerciales, militares y culturales en la región, fueron extendiéndose a todo el resto del continente llegando a ser tema de debate en los centros Tanques de Cerebros de Washington y claro, aquí en Londres.

Con respecto a esto último el mismo Vladimir Putin ha advertido a la OTAN que no se pasen de astutos, como un mensaje a los gobiernos occidentales dentro de la organización atlántica que como el caso de Ucrania, han estado llevando adelante maniobras provocativas contra Moscú.  Sobre esto, Putin denunció públicamente la participación de gobiernos occidentales –Estados Unidos al frente- del golpe de estado en febrero de 2014 contra el legítimo gobierno de Kiev. Con esta lógica, ¿Por qué no podría llegar a adoptar una posición similar con Venezuela?

Por otra parte, tienes a Tel Aviv, que ve y recuerda con rencor como Hugo Chávez además de apoyar a la causa palestina,  estableció lazos con los países árabes como Iraq, Libia, Siria y en especial con Irán lo que causó mucho malestar a los gobernantes en Tel Aviv y en especial al núcleo duro del sionismo ultraderechista. No habría sido nada extraño que hayan sido ellos los instigadores de la prematura muerte del líder caribeño.

Es por ello que todos estos amigos ya han tendido sus cables para que el gobierno venezolano y toda su infraestructura se tropiece convirtiendo al país caribeño en un Iraq sudamericano.